Check Point analiza cómo WannaCry ha afectado a empresas de todo el mundo y explica qué medidas se pueden tomar para evitarlo.

Check Point® Software Technologies Ltd. (NASDAQ: CHKP) analiza el origen y las consecuencias del ciberataque masivo que ha puesto a medio mundo en jaque.

¿Cómo es posible que los sistemas de seguridad no lo hayan detectado?

  • La seguridad nunca está garantizada al cien por cien y, en este caso, el factor humano ha tenido un papel importante: el malware ha conseguido penetrar a través de una vulnerabilidad de un equipo desactualizado utilizando la técnica del phishing. Es decir, ha sido un empleado el que ha abierto un correo electrónico que contenía el malware y esto ha desencadenado el problema a gran escala.
  • Según Mario García, director general de Check Point para España y Portugal “estamos ante un ataque nunca visto. Las dimensiones y la agresividad de este incidente global ponen de manifiesto la importancia que tiene la seguridad. Tenemos que pasar de las recomendaciones a la obligatoriedad: la realidad es que la seguridad IT es absolutamente imprescindible y hechos como el que acabamos de vivir lo demuestran”

Y de vuelta a la oficina…¿qué podemos hacer?

La herramienta más eficaz para luchar contra el ransomware es la prevención. Las medidas principales que debe tomar toda empresa son:

  1. Hacer copias de seguridad de los ficheros y archivos. El almacenamiento cloud y las redes corporativas tienen cada vez más protagonismo y se está perdiendo la costumbre de hacer copias de seguridad. Tener un duplicado de toda la información y los archivos es vital para evitar el sobresalto de un secuestro.
  2. Formar a la plantilla para que detecten amenazas potenciales. Una gran parte de las campañas de secuestro de datos siguen utilizando spam y phishing, como hemos podido comprobar en el caso de WannaCry. Por esta razón, la formación de los trabajadores es un elemento clave a la hora de evitar cualquier infección. Si son capaces de detectar los emails y las páginas web sospechosas, colaborarán de forma proactiva para mantener la empresa segura.
  3. Limitar el acceso a los datos y archivos. Las compañías deben asegurarse de que los empleados sólo tienen acceso a los ficheros que necesitan para trabajar. Así, en caso de una infección, la información de los servidores no se verá comprometida al completo. Es necesario poner todas las barreras necesarias para que, en caso de ataque exitoso, no afecte a todos los datos corporativos.
  4. Actualizar las herramientas de protección de la empresa y todos los sistemas operativos. Desde el punto de vista de la ciberseguridad, la actualización tanto de la solución como de los sistemas es fundamental
  5. Implementar una estrategia de seguridad con múltiples capas e incluir tecnologías de prevención contra amenazas avanzadas. Instalar una solución de seguridad multicapa es la mejor estrategia para evitar el secuestro de datos y sus desagradables consecuencias. Las compañías necesitan complementar sus soluciones de seguridad e IPS con herramientas avanzadas que les protejan contra el malware desconocido. Dos tecnologías clave que deben incluir son la desinfección de archivos y el sandboxing avanzado. Cada una de estas soluciones ofrece protección a un distinto nivel, pero combinadas con muy eficaces contra los ataques desconocidos a nivel de red y directamente en los endpoints.

Fuente: Diarioti.com

Anuncios