Los gobiernos brasileño y español se han unido para concretar el tendido de un cable submarino en el océano Atlántico que mejorará los servicios de interconectividad entre Sudamérica y Europa para 2019, y que resalta los intentos por desviar las comunicaciones fuera de América del Norte.

El cable submarino EllaLink conectará centros de datos en Madrid y São Paulo, así como en Lisboa, usando anillos de fibra blindada, dijeron funcionarios el lunes. El cable también conectará los archipiélagos de Madeira, Canarias y Cabo Verde a lo largo del tendido.

En un evento en São Paulo, el jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy, dijo que la sociedad para tender el primer cable de fibra óptica que une Europa y Brasil debería ayudar a mejorar la seguridad de la transmisión de datos y la privacidad, canalizando llamadas y navegación por internet por fuera del alcance de Estados Unidos.

El cable de 9.200 kilómetros de largo y una capacidad de 72 terabits por segundo tiene una capacidad casi siete veces superior a la de los tendidos existentes entre América Latina y el resto del mundo, dijo Alfonso Gajate, presidente de EulaLink, una de las empresas que participa en la sociedad.

No se divulgaron estimaciones del coste económico de la nueva infraestructura.

Fuente: Reuters

Anuncios