Un 16% admite que ha descargado o accedido a transmisiones en directo (streaming) de forma ilegal, una cifra que supera en seis puntos a la media de la UE, según un informe de la Euipo.

La actitud de los ciudadanos europeos frente a la adquisición de artículos falsificados va mejorando, pero aún queda mucho por hacer, sobre todo entre los jóvenes, para sensibilizarlos sobre el valor económico de la propiedad intelectual por su contribución al crecimiento y al empleo en la Unión Europea.

Un nuevo estudio de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo) pone de manifiesto que el 97% de los ciudadanos de la UE consideran importante que los inventores, los creadores y los artistas puedan proteger sus derechos y sean retribuidos por su trabajo.

De hecho, el 70% de los más de 25.000 ciudadanos europeos encuestados afirma que nada puede justificar la compra de productos falsificados, y un 78% declaran que estas prácticas tienen un efecto negativo para las empresas y el empleo.

No obstante, la encuesta indica que parece haber una mayor tolerancia con la compra de artículos falsificados, en particular entre los jóvenes. Un 15% de los jóvenes de 15-24 años reconoce haber comprado deliberadamente un producto falsificado, una cifra que supera en nueve puntos porcentuales a la última encuesta realizada por la Euipo en 2013.

Además, en el contexto de crisis económica, un 41% de los jóvenes declara que es aceptable la compra de falsificaciones si el producto original era demasiado caro. La tercera parte de todos los encuestados dice que dejarían de comprar estos productos si existieran alternativas asequibles.

Si hablamos del acceso a contenidos digitales, el 83% indica que prefiere acceder a través de servicios o plataformas legales o autorizados si se ofrece una alternativa asequible. Y el 71% de los encuestados que admite utilizar fuentes ilegales afirma que dejaría de hacerlo si tuvieran acceso a otras opciones más baratas.

La buena noticia es que el 27% de los entrevistados declara haber pagado por el contenido de fuentes legales, siete puntos porcentuales más que en 2013, y un 69% indica que las fuentes legales ofrecen mejor calidad.

Entre los incluidos en el grupo de edad de 15-24 años, un 41% manifestaron que habían pagado para acceder a contenidos de fuentes legales, lo que representa ocho puntos porcentuales más que en 2013.

Entre los principales países que conforman el estudio, España se sitúa a la cabeza de los ciudadanos que reconocen haber comprado productos ‘pirata’, con un 11%, frente al 6% en Francia, el 4% en Alemania o el 7% en Italia. Pero además, el 16% admite haber descargado o accedido a transmisiones en directo (streaming), cifra superior en seis puntos porcentuales a la media de la UE, y el 77 % de los que accedieron de forma ilegal a contenidos en línea protegidos por derechos de autor afirmaron que dejarían de hacerlo si se ofrecieran alternativas asequibles, seis puntos porcentuales por encima de la media de la UE.

Aún así, el El 87 % de los encuestados españoles manifiestan que prefieren acceder a contenidos en línea a través de plataformas autorizadas, cifra superior en cinco puntos porcentuales a la media de la UE.

Fuente: Expansion.com

Anuncios