China expresó el jueves su preocupación por las revelaciones de una serie de datos publicados por Wikileaks que pretenden mostrar que la CIA puede piratear toda clase de dispositivos, entre ellos los fabricados por empresas del gigante asiático.

Decenas de empresas están buscando contener los daños por posibles puntos débiles en su seguridad tras las revelaciones, aunque algunas dijeron que necesitan más detalles de lo que era capaz de hacer la Central de Inteligencia de Estados Unidos.

Routers ampliamente usados de Cisco, una empresa con sede en Silicon Valley, estaban en la lista de objetivos, al igual que otros suministrados por las chinas Huawei y ZTE o por el proveedor taiwanés Zyxel para sus dispositivos usados en China y Pakistán.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, dijo que su Gobierno está preocupado por las informaciones y reiteró su oposición a toda forma de ataque informático.

“Instamos a Estados Unidos a que deje de escuchar, monitorizar, robar secretos y a realizar ataques informáticos en internet contra China y otros países”, dijo Geng en una comparecencia diaria ante medios.

Estados Unidos y otros países acusan frecuentemente a China de realizar ataques informáticos, algo que Pekín siempre niega.

El Gobierno chino tiene su propio sofisticado programa de vigilancia interior y mantiene un férreo control de internet en el país, asegurando que tales medidas son necesarias para proteger la seguridad nacional y mantener la estabilidad.

Fuente: Reuters

Anuncios