El índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) correspondiente a 2017 refleja que, aunque cada vez más españoles están en línea (76%), pero el 47% no posee habilidades digitales básicas como el uso de correo electrónico, frente al 44% de los europeos, según la encuesta elaborada entre ciudadanos entre 16 y 74 años de edad.

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario para la Agenda Digital, Andrus Ansip, ha presentado hoy en Bruselas el índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) correspondiente a 2017, un instrumento para medir los avances de los 28 Estados miembros hacia una economía y sociedad digital.

Según las conclusiones de la investigación, España aprueba en progreso digital, aunque todavía se sitúa en la parte media de la tabla, ligeramente por encima de la media europea. En palabras de Ansip aunque “los datos no son tan malos, España puede hacer mucho más”. En contraposición Dinamarca, Finlandia y Suecia ocupan los primeros puestos, frente a Polonia, Croacia, Italia, Grecia, Bulgaria y Rumanía, lo que refleja una fuerte brecha digital en territorio europeo -crece en un punto porcentual con respecto al año anterior-.

En el caso español se observa un especial progreso en campos como el uso de Internet, la integración de la tecnología digital y los servicios públicos digitales, donde España alcanza la máxima puntuación europea en relación a los datos abiertos. Además, en materia de conectividad, el 95% de los hogares españoles tiene cobertura de banda ancha, aunque también es el segundo país de la UE donde más se paga por este servicio en relación a los ingresos.

En lo que se refiere a capital humano, los indicadores reflejan que, aunque cada vez más españoles están en línea (76%), el nivel de sus competencias digitales sigue siendo inferior a la media europea. Así, el 47% no posee habilidades digitales básicas como el uso de correo electrónico, frente al 44% de los europeos. Por contraposición, crecen los graduados en STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas), aunque se reducen los especialistas TIC. Preguntado por la posible destrucción de empleo que implicaría la digitalización, Ansip ha defendido que “la productividad mejora con la digitalización”, por lo que no habría que tener miedo a que “la innovación acabe con el progreso”.

Principales usos de Internet

  • La ejecución o descarga de música, vídeos o juegos es la actividad más realizada por los internautas españoles en los últimos tres meses (83%), seguida de la lectura de noticias en línea (78%), el uso de redes sociales (67%), la compra -durante el último año- y la banca online (54%) y, por último las vídeo llamadas y la televisión a la carta (31 y 27% respectivamente).
  • Sobre el comportamiento de las empresas, los datos reflejan una mayor digitalización, también en las pymes, donde el comercio electrónico ha pasado del 16% de 2015 al 19% en 2016 -frente al 17% de la media europea-. No obstante, estas cifras continúan siendo escasas si tenemos en cuenta el peso de estas empresas en la economía española.
  • En este sentido, fuentes de la Comisión han indicado la concentración de sus esfuerzos en “poner igualdad de condiciones para que las reglas del juego sean claras e iguales para todos, pequeños y grandes”. En esta línea, la CE ha propuesto, entre otras medidas, una iniciativa para impulsar el comercio electrónico combatiendo el bloqueo geográfico -práctica por la que algunas empresas bloquean sus servicios y la oferta de productos en función de la localización geográfica del cliente. Así impiden que clientes de otros países de la Unión puedan acceder a sus servicios o redirigen al usuario a la tienda más próxima con precios diferentes-. De este modo, desde la Comisión pretenden “evitar la discriminación en la red”.

El negocio digital moverá 643.000 millones

  • Otra de las medidas lanzadas y que beneficiarían especialmente a las pequeñas y medianas empresas es que sólo haya que pagar un tipo de IVA a la hora de vender de forma online en diferentes países. En este caso sería el del estado miembro del consumidor final. En este sentido, tal y como aseguran desde la CE, el coste de este tipo de transacciones por país y pyme alcanza los 8.000 euros al año.
  • En base a estas conclusiones, la Comisión lanzará en mayo de 2017 una evaluación sobre la profundidad de los progresos de la UE y los Estados miembros en su desarrollo digital. Asimismo, indicará posibles medidas para seguir contribuyendo a la mejora del rendimiento digital a escala nacional. Y es que en los próximos cinco años la organización estima que la economía digital moverá 643.000 millones de euros.

Fuente: El Economista.es

Anuncios