Google ha publicado el boletín de seguridad Android correspondiente al mes de febrero en el que corrige un total de 58 vulnerabilidades, 10 de ellas calificadas como críticas.

Como es habitual, Google divide las vulnerabilidades corregidas en dos bloques principales en función de los componentes afectados. En el nivel de parches de seguridad 2017-02-01 (“2017-02-01 security patch level”) se encuentran los que afectan al núcleo de servicios Android, controladores y componentes que todos los fabricantes de smartphones Android deberían incluir con mayor prioridad.

En este bloque se solucionan 23 vulnerabilidades, dos de ellas se consideran críticas y podrían permitir la ejecución remota de código a través de Surfaceflinger o de mediaserver. Otras 16 de ellas son de gravedad alta y otras cuatro de importancia moderada.

Por otra parte en el nivel de parches de seguridad 2017-01-05 (“2017-01-05 security patch level”) se incluyen vulnerabilidades en controladores y componentes incluidos solo por algunos fabricantes en sus versiones de Android. En este bloque se solucionan 35 fallos en subsistemas del kernel, controladores y componentes OEM. Siete de las vulnerabilidades están consideradas críticas, 23 de gravedad alta y cinco de riesgo medio. Cabe destacar que los componentes Qualcomm son los más afectados.

Los problemas críticos podrían permitir la ejecución remota de código a través del controlador crypto de Qualcomm, o elevaciones de privilegios en el sistema de archivos del kernel, en el controlador GPU NVIDIA, en el subsistema de red del kernel o en el controlador Wi-Fi de Broadcom.

A pesar de las actualizaciones de Google para Android, estas solo llegan puntualmente a los dispositivos Pixel y Nexus, los propios de Google. Es destacable el esfuerzo realizado por otros fabricantes, como Samsung o Blackberry, que también están aplicando las actualizaciones con periodicidad. En otros casos, la actualización también incluye a las operadoras de telefonía, lo cual alarga aun más el proceso de actualización. Lamentablemente esto no ocurre con todos los fabricantes. En la mayoría de los casos, que la actualización llegue al usuario, si llega, puede alargarse muchos meses desde su publicación por parte de Google. Por ello, como ya hemos comentado en múltiples ocasiones las actualizaciones siguen siendo uno de los puntos débiles de Android.

Más información:

Fuente: Hispasec

Anuncios