El nuevo presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, Ajit Pai, es famoso por su tendencia a favorecer a las grandes empresas y oponerse a las medidas ofrecen más derechos a los internautas

El presidente Donald Trump ha elegido a Ajit Pai como nuevo director de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC, por sus siglas en inglés). A nadie le sorprende que este antiguo abogado de Verizon se incline por las regulaciones poco precisas, la erosión de la neutralidad de red y las condiciones relajadas de privacidad que benefician a la administración actual.

Hasta ahora, Pai era uno de los comisarios republicanos de la FCC. Fue nombrado en 2012 (dos de los cinco puestos de la agencia suelen otorgarse a representantes del partido político minoritario). Esto implica que su nombramiento como director no requerirá la aprobación del Congreso.

Al igual que Trump, a Pai no le gustan algunas de las regulaciones de la administración Obama. A finales del año pasado, dijo que la comisión necesitaba “encender el cortacésped y eliminar todas las reglas que están impidiendo la inversión, la innovación y la generación de empleo”.

De hecho, es famoso por su tendencia de allanar el camino para que las grandes empresas hagan lo que les plazca. Hablando con la BBC, el presidente del grupo de abogados Free Press, Craig Aaron, dijo de Pai que “nunca ha visto una megafusión que no le gustara ni una protección pública que no intentara socavar”.

Huelga decir que la industria de telecomunicaciones ya ha empezado a celebrar su nombramiento. Sobre todo AT&T, ya que Pai ha expresado su apoyo para su propuesta de fusión con Time Warner (un acuerdo al que Trump se ha opuesto en el pasado).

Tal vez el principal objetivo de Pai al asumir el cargo sea la neutralidad de red. Una de las regulaciones favoritas de la administración Obama, la Ley de Internet Abierto, promulgada en 2015, fue diseñada para promocionar la competencia y la innovación en los servicios de internet, en parte al impedir que los proveedores de servicios de internet ahoguen, bloqueen o priorizen el tráfico web.

El día que fue adoptada, Pai afirmó: “No sé si este plan será anulado por un tribunal, derribado por el Congreso o revocado por una Comisión futura. Pero sí creo que sus días están contados”. Parece seguir manteniendo esta opinión. Si logra derrocarla, como ha explicado nuestro propio Mike Orcutt en el pasado, podrían surgir nuevos tipos de productos y servicios que de otra manera hubiesen sido imposibles.

Por otra parte, Pai parece adoptar una actitud relajada frente a las políticas de privacidad. Por ejemplo, se opuso a las medidas que ahora exigen a los proveedores de servicios de internet a pedir permiso a sus clientes antes de utilizar sus datos.

Pero no todas sus medidas serán tan reaccionarias. Como señala Wired, está entusiasmado con la implementación de servicios inalámbricos en zonas rurales, además de proporcionar ancho de banda rápido y desgravaciones fiscales para la creación de centros de innovación en zonas económicamente desfavorecidas.

Aun así, su forma de dirigir la FCC será muy distinta de la que llevó Tom Wheeler durante cuatro años. Hablando con el Washington Post sobre su salida, Wheeler señaló: “La gente que esperaba que yo actuara de otra manera realmente no me entendía, porque he dedicado toda mi vida profesional a representar a lo emergente frente a lo establecido”. Bajo Pai, llegará el turno de los negocios establecidos.

Fuente: MIT Technology Review

Anuncios