La regulación europea de protección de datos, que entró en vigor en España el pasado 25 de mayo de 2016 y que será de obligado cumplimiento, tal y como especifica el reglamento europeo, a partir del 25 de mayo de 2018 establece la implantación de nuevas medidas de seguridad para las empresas europeas, los autónomos y la Administración pública.

Estas medidas incluyen la obligación de implantar cifrado y sistemas de doble factor de autenticación incluso sobre datos considerados de nivel básico, cuando el riesgo lo exija. Otros sujetos también obligados son los ubicados fuera de la Unión Europea que dirijan sus servicios a usuarios de países miembros o que reciban datos personales desde Europa, como explica la empresa de seguridad informática ESET en un comunicado.

   ESET, junto con el gabinete de abogados especializados en derecho tecnológico Abanlex, ha creado una ‘Guía sobre el Reglamento General de Protección de Datos’, disponible desde la sección “Más información”, con la que pretende ayudar a sus clientes a cumplir con la regulación europea. “Las medidas de seguridad informática correctamente implantadas aportan un considerable nivel de seguridad y de protección frente a los ataques informáticos”, afirma Josep Albors, director del laboratorio de ESET España.

   Albors asegura que “el cifrado robusto y los sistemas de doble factor de autenticación son pilares fundamentales de la seguridad y su incorporación en la empresa es económicamente asequible y demuestra beneficios inmediatos desde el primer momento”. Por ello, y con motivo del ‘Día de la Protección de Datos’, desde ESET han querido explicar lo que supone la nueva normativa y la necesidad de su implantación para garantizar la seguridad.

Más información

Fuente: Europa Press

Anuncios