Donald Trump todavía sigue utilizando un modelo antiguo e inseguro de ‘smartphone’, al menos en su tiempo libre, lo que implicaría que el nuevo presidente de los Estados Unidos estaría desoyendo las recomendaciones de los servicios secretos y seguiría utilizando su viejo ‘smartphone’ Android.

Según recoge The New York Times, Trump, en una entrevista telefónica, les explicó entre risas que había tenido que cambiar a un nuevo móvil con “el sistema más seguro del mundo”. Trump habría cambiado así su teléfono Android por un dispositivo seguro y encriptado, aprobado por el Servicio Secreto.

Sin embargo, se sospecha que el presidente todavía haga uso de su viejo móvil, o al menos de uno menos seguro. NYT explica que en su tiempo libre, por las noches, Trump ve la televisión y que hace unos días, durante el programa de Bill O’Reilly, el magnate estuvo ‘tuiteando’, algo que es imposible con el móvil protegido del que provee la Casa Blanca, similar al utilizado por su predecesor en la presidencia, Barack Obama.

Obama, por ejemplo, hacía uso de un ‘smartphone’ que no podía enviar SMS ni mucho menos ‘tuitear’, como explican en Gizmodo. De hecho, dicen, para poner en marcha la cuenta oficial del presidente de Estados Unidos (POTUS) en Twitter, Obama tuvo que hacer uso de un iPhone de la Casa Blanca para publicar el primer ‘tuit’.

   La decisión de Trump, de ser cierta, conlleva un gran peligro, tal como los expertos no han tardado en resaltar. “Hay cosas que un adversario puede hacer a un teléfono móvil– encender el micrófono, por ejemplo– que hacen que sea muy peligroso que un hombre en su posición utilice un dispositivo sin modificar”, advierte exempleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), en declaraciones a la cadena NBC.

Fuente: Europa Press

Anuncios