Red Hat ha publicado una actualización (considerada importante) del kernel para toda la familia Red Hat Enterprise Linux 6 que solventa tres nuevas vulnerabilidades que podrían ser aprovechadas por atacantes remotos para ejecutar código arbitrario, provocar denegaciones de servicio o reiniciar conexiones.

El primer problema, con CVE-2016-7117, reside en un uso de memoria después de liberarla en el subsistema de sockets recvmmsg del kernel, que podría permitir a un atacante remoto ejecutar código arbitrario. Un acceso a memoria fuera de límites en setsockopt() que podría permitir provocar condiciones de denegación de servicio o divulgación del contenido del heap (CVE-2016-4998). Por último, un uso de memoria después de liberarla en tcp_xmit_retransmit_queue y otras funciones tcp_*, que podría provocar el reinicio de una conexión (CVE-2016-6828).

También se han corregido otros siete fallos no relacionados directamente con problemas de seguridad.

Más información:

Fuente: Hispasec

Anuncios