Tal y como se pudo comprobar durante el CES, la mayor feria de electrónica de consumo del mundo, que se celebró la semana pasada en Las Vegas (Estados Unidos), Alexa es la gran apuesta de la empresa de Jeff Bezos para seguir dominando el mercado de las compras por Internet. El asistente inteligente, presente en móviles, coches y electrodomésticos, es la apuesta de la firma de Bezos para hacer negocio con el Internet de las Cosas.

Alexa es el asistente virtual de Amazon. Una inteligencia artificial, similar a Siri (Apple) o a Cortana (Microsoft), que interactúa con el usuario y es capaz de sincronizarse con el smartphone para llamar, poner música o incluso pedir un taxi. Durante la feria tecnológica, Amazon anunció su integración en múltiples dispositivos: desde los vehículos Ford, en los que actuará como copiloto permitiendo al conductor buscar direcciones o conocer la información del vehículo sólo con una orden en voz alta, a electromésticos y teléfonos móviles. Whirlpool presentó una lavadora conectada controlada con la voz y el fabricante chino de móviles Huawei anunció que su próximo móvil estrella, el Mate 9, que ya está a la venta en Estados Unidos y que pronto llegará a Europa, llevará preinstalado Alexa.

OMNIPRESENTE

  • La interconexión del asistente virtual y su altavoz para el hogar, Echo (ver información adjunta), con electrodomésticos, coches y demás objetos, abre un nuevo universo de posibilidades para que el gigante del comercio electrónico aproveche la explosión del Internet de las Cosas y haga negocio con ello. “El objetivo de Amazon con estos acuerdos no es el de recaudar mucho dinero por los derechos de licencia y las regalías”, explica el director de Investigación de Gartner, Werner Goertz. “Más bien, Amazon se aprovecha de los acuerdos con los vendedores porque esto les ayuda a hacer a Alexa omnipresente. Cuanto más se difunda Alexa, más se beneficiará Amazon de los ingresos del comercio electrónico”, añade.
  • Y es que entre las muchas funcionalidades de Alexa está la posibilidad de realizar pedidos a través de Internet. Así, por ejemplo, un usuario con una nevera LG que incorpore esta tecnología, como la que presentó la multinacional surcoreana en el CES, puede hacer la compra a través de Amazon sin necesidad de conectarse, tan sólo ordenando los alimentos en voz alta y confirmando la compra en el móvil. Ahora, imaginen poder ordenar pedidos desde el coche, la televisión o cualquier otro dispositivo con sólo pronunciar su nombre. Quizá sea éste el motivo por el que Goertz se refiere al asistente como “una parte esencial de la estrategia de Amazon”, aunque “no se represente fácilmente en los ingresos o los beneficios”.

VOZ

  • En los últimos años, prácticamente todos los gigantes tecnológicos, de Google a Apple pasando por Microsoft, han presentado su propio asistente digital. El último en sumarse fue el buscador, que a mediados de 2016 lanzó Google Assistant, pensado para facilitar tareas cotidianas en el hogar a través del lenguaje.
  • Cada vez más, los usuarios prefieren aparcar el teclado y comunicarse con los dispositivos a través de la voz. Aplicaciones de mensajería instantánea como Facebook Messenger y WhatsApp ya hace tiempo que han incorporado esta funcionalidad. Según Google, alrededor del 20% de las búsquedas realizadas con Android en Estados Unidos se hacen ya con voz.

Fuente: Expansion.com

Anuncios