Muchos están de vacaciones durante estas fiestas, sin embargo los creadores de malware no descansan. El “regalo” navideño viene en forma de un nuevo malware bancario especialmente dirigido a múltiples entidades Chilenas, que llega a través de un correo que suplanta la Policía chilena y en un fichero comprimido.

El correo que recibe el usuario se hace pasar por el PDI (Policía de Investigaciones de Chile), con un mensaje alarmante:

“Atencion Ciudadano, Citacion para comparecimiento ante el tribunal de justicia. – ( 82495995797  )

En un principio, el archivo comprimido incluido contiene un archivo JavaScript ofuscado, de manera que es complejo entender su funcionamiento. Tras observar con detenimiento se tiene una idea clara de su comportamiento.

Lo primero de todo, es que se conecta a distintos puntos para obtener los archivos necesarios, siendo en este caso un archivo comprimido de nombre aleatorio y protegido con contraseña. Paralelamente, se descarga un archivo binario que en principio no presenta maldad alguna, concretamente un portable de 7-Zip. Este extractor se utiliza para descomprimir el binario final utilizando la contraseña “pazera2012”.

El modus operandi de este malware o “pazera”, por llamarlo de alguna forma, es el de inyectarse en Internet Explorer para obtener las credenciales que busca. En este caso, observa constantemente el texto de los títulos de pestañas y de las URLs que visitamos hasta dar con uno de sus objetivos.  Podemos ver un ejemplo de lo que captura, en este caso se probó a buscar Santander Chile en Bing, sabiendo que Santander es una de las entidades afectadas, y vemos que la información es capturada por el malware…

Entre las entidades afectadas, se encuentran:

  1. ScotiaBank
  2. Banco Falabella (Chile)
  3. Corpbanca
  4. BBVA Chile
  5. Santander Chile

Con todo esto, los accesos remotos a los que conecta son de origen brasileño, por lo que es muy posible que un atacante de dicho país esté detrás de esta campaña.

Ante este tipo de amenazas donde los antivirus no llegan a tiempo, la pauta a seguir es comprobar que el correo electrónico está realmente emitido por la entidad, y en caso de tener adjuntos evitar abrirlos en su totalidad. Si fuese necesario, llamar a la entidad para comprobar que el correo realmente esté emitido por ellos o tenga alguna relación.

Muestra:

Fuente: Hispasec

Anuncios