El regulador de calidad de China dijo el miércoles que una unidad local de Samsung Electronics Co Ltd llamará a revisión 1.858 unidades de su Galaxy Note 7, después de que se encontrara que algunos teléfonos móviles de la firma surcoreana tenían baterías que podían incendiarse.

Samsung detuvo las ventas a principios de este mes del teléfono Note 7 en 10 mercados, incluyendo Corea del Sur y Estados Unidos, pero no en China, donde dijo que el modelo estaba equipado con baterías de un proveedor diferente.

Los teléfonos llamados a revisión se vendieron en algunas partes de China a través de un sitio web oficial de Samsung antes de su lanzamiento el 1 de septiembre como parte de un esquema de pruebas, dijo el regulador en su página en internet.

Samsung, el mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes, instó a los usuarios del Galaxy Note 7 a que cambien el producto, en medio de una ola de anuncios publicitarios de la empresa en Corea del Sur disculpándose por el problema.

Una serie de advertencias de los reguladores y de las compañías aéreas de todo el mundo incrementó los temores sobre el futuro del emblemático dispositivo y ha golpeado duramente las acciones de Samsung.

También el miércoles, la autoridad de aviación civil de China dijo que prohibirá el uso y la carga del Galaxy Note 7 en los vuelos, y que no permitirá a los pasajeros llevarlos en el equipaje facturado.

Fuente: Reuters

Anuncios