No detectados por las soluciones de monitorización habituales, los minidrones dejan un rastro térmico y sonoro muy limitado.

La creciente popularización del uso de pequeños drones por parte de la población civil, consecuencia no sólo de un precio asequible al de muchos bolsillos sino también a las crecientes aplicaciones que se les pueden dar, más allá de la pura diversión de volarlo, se está convirtiendo en un serio problema para la seguridad, lo que está haciendo que las empresas del sector de la Defensa y los gobiernos estén estudiando posibles soluciones.

En los últimos meses han saltado las alertas en diversos países europeos. En Francia, se investiga el vuelo de drones no identificados sobre siete plantas nucleares. En Reino Unido, uno impactó contra un avión de pasajeros en el aeropuerto de Heathrow (Londres). En España, hace unas semanas, otro avión comercial que iba a aterrizar en Bilbao tuvo que esquivar hasta tres pequeñas aeronaves antes de tomar tierra.

A esto se une el uso militar que también se les puede dar. Las Fuerzas Armadas españolas utilizaron durante años los UAV Raven en los puestos avanzados de combate en Afganistán. Recientemente, tropas ucranianas han derribado pequeños aviones espía del Ejército ruso, exactamente, del modelo Zastava, utilizados para conocer las posiciones ucranianas junto a las regiones rebeldes controladas por los prorrusos.

En este contexto, Thales España ha mostrado con éxito en el aeródromo de Marugán (Segovia) su propia solución para detectar pequeños drones, la misma que ya ha sido adquirida por un país asiático que las cláusulas de confidencialidad no permiten hacer público. Al acto asistieron potenciales clientes, tanto del ámbito civil como del militar, tanto nacionales como extranjeros.

El objetivo son estos pequeños drones, los más pequeños, que no son detectados por los sistemas habituales porque su rastro térmico y sonoro es muy limitado, al contrario que otras categorías más grandes que son utilizados habitualmente con fines militares y de inteligencia.

La citada solución está compuesta por tres sistemas: el cabezal optrónica Gecko, el radar Squire y un software que funciona como centro de control. La ventaja es que los tres sistemas son absolutamente portátiles, lo que significa que pueden trabajar tanto instalados en edificios físicos como en puestos móviles que pueden ser desplegados según las necesidades del cliente.

El Squire es un radar de vigilancia que facilita una consciencia situacional óptima en el campo de batalla, en una frontera, en la costa o en la vigilancia de instalaciones, y que en en la demostración detectó el dron señuelo a una distancia de hasta tres kilómetros. Puede ser transportado por tan sólo dos personas e integrarse tanto en un vehículo como en una instalación fija. Además, incorpora una pequeña cámara infrarroja.

El cabezal optrónica Gecko tiene dos cámaras (una diurna y otra térmica), dos punteros láser y un telémetro de largo alcance, lo que le permitió seguir en todo momento el dron (sus sistemas tienen un alcance de entre 10 y 20 kilómetros) una vez que el radar Squire detectó su presencia, facilitando imágenes constantes del pequeño aparato, que eran enviadas y visualizadas por el personal que operaba la solución a través del software instalado en el punto de control, un ordenador portátil situado en un hangar del aeródromo.

La capacidad del Gecko está más que comprobada. No en vano, este sistema es utilizado de forma habitual tanto por las Fuerzas Armadas como por la Guardia Civil. El Ejército de Tierra lo tiene incorporado a sus vehículos blindados RG-31. La Guardia Civil lo utilizada para controlar los flujos de inmigración ilegal y el contrabando en Ceuta, Melilla, Algeciras e Islas Baleares.

Por último, el software de control de visualización permite la identificación de trazas de radas como posibles amenazas, tracking de vídeo, control y visualización de cámaras (térmica y visible), análisis de amenazas, posicionamiento cartográfico de la posible amenaza y envío de coordenadas, entre otras características.

Fuente: Libertad digital.com

Anuncios