La transformación digital aportaría 2,5 billones de euros a la economía del Viejo Continente, según McKinsey.

La transformación digital en Europa se está llevando a cabo a un ritmo desigual, y se encuentra aún lejos de su verdadero potencial. Es la principal conclusión que se extrae del informe Digital Europe, pushing the frontier, capturing the benefits, elaborado por McKinsey y al que ha tenido acceso EXPANSIÓN.

Según las estimaciones de la consultora, una mayor digitalización de Europa aportaría 2,5 billones de euros a la economía europea para 2025, lo que representaría una mejora del 10% sobre las previsiones de crecimiento actuales. El impacto final podría ser mucho mayor. Las estimaciones de McKinsey están basadas en el potencial de tecnologías ya existentes, de modo que no contabilizan la aportación de futuras disrupciones. Además, es previsible que el beneficio de estas innovaciones sobre los ciudadanos sea bastante superior a lo previsto, tal y como ha sucedido por ejemplo con los smartphones.

INTERNET DE LAS COSAS

  • La mayor contribución al PIB europeo vendrá de la aportación del análisis de datos y el Internet de las Cosas sobre la productividad de las empresas en la región -entre 1 billones y 1,9 billones de euros-. El mayor beneficio provendría de optimizar las operaciones y la cadena de distribución a través de, por ejemplo, el control en tiempo real de las líneas de producción. Asimismo, el empleo de nuevas tecnologías impulsaría las actividades de investigación y desarrollo (I+D), de las que surgen los productos comerciales del futuro.
  • “Europa está al 12% de su potencial, a pesar de que doce de las quince economías más conectadas del mundo son europeas”, indica Jacques Bughin, director del McKinsey Global Institute (MGI). Existen grandes diferencias entre países.
  • Reino Unido es el más avanzado en su transformación digital, alcanzando un 17% de su potencial, según McKinsey; mientras que Alemania sólo estaría aprovechando un 10% de las oportunidades que brinda la economía digital.

ESPAÑA

  • El informe de McKinsey no analiza el estado del desarrollo digital de España. Sí lo hace otro reciente estudio, publicado por la Comisión Europea, que sitúa a nuestro país en el puesto 15 de la Europa de los 28. Supera la media comunitaria en materia de conectividad y servicios públicos digitales (e-administración), pero falla en nivel de transformación digital de las empresas, sobre todo las pymes.
  • La aceleración de la digitalización es una labor conjunta de compañías, inversión pública en software y servicios, y consumo privado.

Fuente: Expansión

Anuncios