El UnaPhone Zenith utiliza un sistema operativo cerrado y cifrado que no permite la instalación de aplicaciones, según explican en su página de la campaña de financiación colectiva abierta en Indiegogo que acaban de cubrir.

Descrito como el primer teléfono móvil auténticamente privado y seguro, el UnaPhone Zenith recurre a una versión “fuertemente” modificada de Android 6 y renombrada como UnaOS.

UnaOS prescinde de aplicaciones turbias y está completamente libre de Google, de todos sus servicios y aplicaciones, incluyendo Google Play. Esta decisión asegura la privacidad del usuario, ya que no se envían datos del teléfono hasta los servidores de Google a través de aplicaciones como Gmail, Docs, YouTube, Mapas o Chrome, por ejemplo.

Como además UnaOS tampoco permite instalar aplicaciones de terceras partes, y de ningún tipo, el usuario puede vivir con la tranquilidad de que en su teléfono no se instalará sin su conocimiento software malicioso (malware o spyware). En cambio, todas las aplicaciones utilizadas son fiables y hacen aquello que se supone deben hacer. Fiables en la medida en que uno confíe en UnaOS, por supuesto.

Lo anterior significa que nada de Whatsapp, nada de Snapchat, ni Facebook y nada juegos en UnaPhone, “nada más que el dulce silencio del cifrado”, bromean en The Verge.

Cualquier intento de acceso forzado o de alterar el software del teléfono provocará su bloqueo y borrado, “convertirá el teléfono en un ladrillo inútil”

Porque todo el contenido del móvil UnaPhone Zenith está cifrado por defecto: llamadas, mensajes SMS, chat, correo electrónico, actualizaciones de sistema…, todo se realiza a través de un conjunto de aplicaciones propias, desarrolladas por terceras partes de confianza o de reconocida reputación o son apps que han sido cuidadosamente seleccionadas y analizadas previamente. En total, más de 40 programas que proporcionan al teléfono todas sus funciones y ninguna más.

También el almacenamiento –el UnaPhone Zenith tiene 32 GB— está cifrado, lo que significa que sin la contraseña o sin la huella dactilar “es imposible” extraer nada del dispositivo aunque haya sido robado. Cualquier intento de acceso forzado o de alterar el software del teléfono provocará su bloqueo y borrado, “convertirá el teléfono en un ladrillo inútil”.

El móvil cuenta incluso con un detector Stingray, un controvertido dispositivo de origen militar diseñado para «engañar» a los teléfonos móviles. Los dispositivos de de ese tipo simulan ser antenas de telefonía móvil, de tal modo que proporciona cobertura a todos los móviles próximos forzando que todos ellos se conecten al dispositivo, en lugar de a las antenas de verdad. Usando un Stingray o un aparato similar es posible interceptar todas las comunicaciones de datos y de voz procedentes de y dirigidas a los teléfonos móviles cercanos.

Por lo demás, el UnaPhone Zenith es un smartphone “normal y corriente” con buenas especificaciones: pantalla táctil de 5,5 pulgadas y alta resolución, procesador de ocho núcleos, 4 GB de RAM y cámara de 13 megapíxeles. Está previsto que el UnaPhone Zenith esté disponible después del verano por unos 400 euros.

Fuente: El Pais.com

Anuncios