Más de 2.500 perfiles han sido suplantados en las últimas semanas por spambots. Los atacantes tuitean un mensaje de contenido erótico junto a una foto y un link que dirige a una página web porno

En las últimas semanas, más de 2.500 perfiles han sido hackeados por spambots. Este miércoles, la cuenta del director de eldiario.es ha pasado a engrosar la lista de personalidades suplantadas por atacantes externos en la red social. Estos programas se dedican a reproducir un determinado mensaje repitiéndolo hasta la saciedad y saltándose las restricciones de tiempo o tamaño de las aplicaciones en las que operan.

Desde eldiario.es nos hemos puesto en contacto con Twitter pero no han querido pronunciarse al respecto. “Por temas se seguridad y privacidad, no hacemos comentarios de cuentas y casos individuales”, han contestado desde la sede española.

La cuenta de Ignacio Escolar hackeada en Twitter La de Ignacio Escolar ha sido la primera cuenta de un periodista español hackeado con esta técnica. Otro periodista, esta vez estadounidense, fue hackeado hace pocas semanas de igual forma: los 455.000 seguidores de David Carr, del New York Times, vieron como otro mensaje de contenido sexual se apoderaba de la red social del excolumnista. “Me gustan los juegos de rol y el sexo. ¿Jugamos?”. Junto al mensaje, un link que llevaba a una página porno.

En el caso de la cuenta de Ignacio Escolar, el procedimiento ha sido similar: “Si necesitas una esclava sexual, mándame un mensaje. No seas tímido. Haz click aquí”, decía el mensaje, al que acompaña un link y una imagen. Además de Carr y Escolar, el grupo de música Chromeo, el cómico Azeem Banatwala y el jugador de fútbol americano Cecil Shorts III han sido las últimas personalidades en sufrir un ataque contra su privacidad.

Aunque solo sea por un momento, los spambots suelen tener cierto éxito. Satnam Narang, responsable de seguridad de Symantec, analizó el impacto que consiguen los tuits de los spammers en los seguidores de las cuentas hackeadas. Según su análisis en Motherboard, en cada mensaje hacen click entre 50 y 200 personas. Es una cantidad considerable si tenemos en cuenta que por cada click ganan dinero y que el coste de desarrollo de un spambot es nulo.

Fuente: El Diario.es

Anuncios