Hasta ahora, el récord de velocidad de la fibra óptica estaba en 40Gbps, sin embargo, este récord ha sido superado por un grupo de investigadores gracias a la tecnología oxide-VCSEL (Vertical-Cavity Surface-Emitting Laser).

Recientemente, un grupo de tres investigadores de la Universidad de Illinois ha logrado un nuevo hito en cuanto a la transmisión de datos a través de fibra óptica. Estos investigadores han sido capaces de transmitir datos sin errores en un entorno normal (una habitación sin temperaturas especiales si sistemas de refrigeración extremos) a través de cables de fibra óptica a una velocidad de 57 Gpbs.

Gracias a este nuevo estudio, los investigadores han logrado reducir la temperatura de los cables de fibra al transmitir datos a más de 50Gbps hasta los 85ºC, abordando así uno de los principales problemas con los que se encuentran los operadores de telefonía a la hora de intentar aumentar el ancho de banda de sus conexiones y permitiendo que, por ejemplo, los centros de datos ya no tengan que depender de sistemas de refrigeración adicionales para brindar dichas velocidades.

Esta nueva velocidad de transmisión por fibra óptica está pensada para descongestionar las redes de contenidos 4K y VR

Uno de los problemas con los que se encuentran los ISP actualmente es con la congestión de las redes debido a las nuevas tecnologías como son la transmisión de vídeo en 4K (a través de plataformas como, por ejemplo, Netflix) y la realidad virtual (VR) en streaming, obligando a las compañías a realizar costosas inversiones para soportar esta carga de tráfico.

Ser capaces de transmitir datos a esta velocidad sin sacrificar la temperatura de los cables permite, en primer lugar, un mayor ancho de banda para este tipo de contenido, el cual se retransmitirá de forma mucho más fluida y sin congestiones y, en segundo lugar, una transmisión de datos a una temperatura aceptable, lo que reduce los errores que se generan durante la transmisión y permite a las empresas reducir los costes de infraestructura y de sistemas de refrigeración.

Sin duda un hito importante en cuanto a velocidad de datos que, aunque no veremos dichas velocidades en entornos domésticos, sí que podremos beneficiarnos indirectamente de ellas obteniendo conexiones más rápidas y, sobre todo, descongestionadas para que el tráfico llegue punto a punto con el menor número de obstáculos posible.

Fuente: Universidad de Illinois

Anuncios