Continúa en el aire el tema que enfrenta al FBI y la compañía de electrónica de consumo de Cupertino. Según las últimas informaciones y declaraciones, el grupo federal habría solicitado la inclusión de una puerta trasera en iOS, y de no ser así estaría buscando la forma de conseguir el código fuente del sistema operativo móvil.

Desde la compañía ya han manifestado en varias ocasiones cuál es su postura, afirmando que no van a implementar ningún tipo de herramienta ni puerta trasera para que las autoridades puedan acceder de una forma mucho más sencilla y rápida a los datos de los usuarios, concretamente a los responsables de los ataques en San Bernardino. Todo esto se ha llevado ante un juez que será el encargado de dictaminar quién tiene la razón. En el caso de que los de Cupertino lo pierdan, si no quieren implementar la solución propuesta por el FBI tal vez se verían obligados a proporcionar el código fuente.

En definitiva, el FBI tendría acceso a la clave privada y por lo tanto dispondría de acceso a modificar el software de los iPhone confiscados. Aunque se trata de una caso excepcional en el que las autoridades necesitan el acceso a la información y a los dispositivos, desde Apple se niegan rotundamente a facilitar el proceso de forma artificial incluyendo una puerta trasera. Desde la compañía creen que el cambio que se introduzca en la actualidad puede ser utilizado posteriormente sin ningún tipo de control, prefiriendo que un juez dicte sentencia.

Tim Cook ha salido al paso y ha manifestado su desaprobación a las medidas que se quieren imponer, afirmando que los programadores trabajan para hacer la seguridad de estos dispositivos mucho mejor, y que sería contraproducente modificar el software para eliminar la seguridad, añadiendo que para ellos sería volver sobre todo lo andado en los dos últimos años.

La puerta trasera en iOS está descartada

  • Antes de que el juicio termine ya se sabe que la posibilidad de una puerta trasera está casi descartada, ya que como hemos indicado con anterioridad desde la compañía no quieren mirar hacia atras y deshacer todo lo logrado hasta el momento.
  • Aunque aún falta para conocer cuál será la resolución, todo parece indicar que Apple deberá ofrecer acceso al dispositivo y deberá entregar el código fuente. Sobre el papel, ninguna de las dos opciones son adecuadas para los de Cupertino.
  • Dar acceso al FBI implicaría que todo los terminales con este sistema operativo fuesen vulnerables y que en algún momento el FBI fuese capaz de ofrecer actualizaciones fantasma con la simple finalidad de una mayor monitorización de los equipos.
  • Aunque existe una investigación de por medio, si tuvieras que elegir… ¿qué prefieres, una puerta trasera o la clave privada del sistema operativo? ¿Crees que el juez dará la razón a los de Cupertino?

Fuente: Softpedia

Anuncios