Evitar por todos  los medios que los 3.000 militares estadounidenses que hagan escala en Rota y Morón provenientes de África tengan contacto con personal destinado de forma permanente en la base. Esa es la condición que pondrá sobre la mesa el Gobierno español durante la negociación con Estados Unidos, dada la reciente experiencia de España con el ébola.

El Gobierno quiere evitar así que las estancias de descanso de militares estadounidenses provenientes de África provoquen más alarma social, y sobre todo, degenere en nuevos contagios de ébola. Por ello, exigirá a Estados Unidos que cree una zona aislada del resto de personal de Rota y Morón.

Además España, tal y como confirma la embajada de Estados Unidos, tendrá potestad para autorizar uno a uno los vuelos provenientes de África que traigan en su interior militares de esta misión. Además, se realizarán controles médicos antes del vuelo y durante la estancia, y ningún afectado por ébola hará escala en las bases andaluzas.

“Los protocolos de seguridad, que son muy estrictos y exhaustivos, serán aprobados por España y por Estados Unidos” confirman.

Según fuentes políticas, todas estas circunstancias serán planteadas a las autoridades estadounidenses este mismo fin de semana, cuando el ministro de Defensa Pedro Morenés visite Estados Unidos para tratar la participación de España en la lucha contra el ISIS.

Tal y como indican estas voces, la petición formal de Estados Unidos es “difícil de rechazar, pero igualmente difícil de gestionar”. Explican que Washington ha realizado un llamamiento público a toda la comunidad internacional a través del presidente Obama, solicitando más ayuda para la lucha contra el virus del ébola en África.

Y ante esta petición, España “no podría oponerse, ya que este tipo de escalas están previstas en los acuerdos militares bilaterales entre España y Estados Unidos”.

Fuente: El confidencial Digital.com