Los cibercriminales han decidido hacer suyo aquel eslogan que decía “Hacienda somos todos” y se han sumado al carro de las peticiones fiscales y con el cierre de las campañas de recaudación de impuestos impulsa el envío de phishing.

  • Con unos pocos datos personales de contribuyentes, los delincuentes del ciberespacio crean falsos mails de las agencias tributarias de los diferentes países para reclamar pagos que no existen o datos de cuentas corrientes.
  • “Estas estafas se dan en todo el mundo, pero son más comunes en aquellos países donde las declaraciones electrónicas de impuestos y la banca online son populares y ampliamente aceptadas, como Estados Unidos, Brasil, Canadá o España, por nombrar algunos”, explica el gerente de Investigación de Amenazas de Trend Micro, Jamz Yaneza.

    Fuente: Siliconnews